domingo, 25 de octubre de 2009

El Duende y el mago

.

Cuento sobre el Duende y el Mago


Esta historia ocurrió hace mucho tiempo. Había un balde de color azul que estaba lleno de luz blanca hasta los bordes. Cada día ocurría el mismo milagro y el balde se llenaba con la luz.



En este balde azul vivía un pequeño duende. Sí, sí. La luz le regalo al duende una bicicleta, un helado, un televisor, una pelota para jugar fútbol y muchas otras cosas, todo lo que el duende quería. El duende era muy feliz.

Un día, cuando el balde nuevamente se llenó de luz y de regalos, el duende se puso muy nervioso y comenzó a pensar. “¿Soy yo quién hace todo eso? ¿Tal vez hay alguien quien me regala esta luz?”.

El duende miró hacia arriba y sonrió. Él vio que un gran mago lo estaba mirando desde arriba. El mago amaba mucho al duende y hacía todo para hacerlo feliz.

El duende entendió eso y comenzó a sentirse avergonzado porque él no tenía nada para regalarle al mago…

Al día siguiente, cuando el balde se llenó de luz nuevamente, el duende pensó: “Ya no quiero ser más un duende que sólo recibe los regalos. Quiero ser como el gran mago para otorgar a otros la felicidad y la luz”.

El duende miró al mago y le dijo: “¡Gran Mago! No me entregues nada más. Me gustaría ser como tú. Me gustaría sólo entregar y no recibir. Lamentablemente, no tengo nada para entregarte. La única cosa que puedo hacer para ser semejante a ti es no recibir nada”.

Al día siguiente, el balde no tenía luz y estaba totalmente oscuro. El duende se sintió vacío. También, sintió que el mago estaba triste. Entonces, el duende nuevamente le habló al mago: “¡Gran Mago! Me gustaría ser como tú y dar regalos. Todo lo que he recibido es tuyo, por eso me sentí avergonzado. Pero ahora, veo que estás triste. Tal vez, podré otorgarte la felicidad al recibir regalos de ti. Ahora entiendo que darme regalos te hace feliz. De esta manera, podemos ser felices juntos”.

El mago nuevamente comenzó a llenar el balde con la luz. Esta vez, el duende no la recibía para sí mismo. Esta vez, el duende recibió la luz para hacer feliz al mago. En todo lo que el duende recibía, él quería entregar la felicidad al mago. Por ejemplo, cuando el duende recibía un chocolate y comía un pedazo, él miraba si eso hace feliz al mago. Cuando el duende veía que el mago estaba encantado al darle regalos, él seguía comiendo el chocolate.

Así, el mago seguía llenando el balde con la luz cada día más y más. El duende creció y se parecía más al mago. Ahora el duende podía disfrutar más para otorgar más placer al mago. Por ejemplo, en vez de la bicicleta y la muñeca, el duende recibió un auto y una novia.

Desde estos tiempos y hasta el día de hoy, el balde azul está siempre lleno de luz. El duende y el mago viven en paz y armonía porque cada uno vive para hacer feliz al otro.

El duende, cada vez que recibe un regalo y se alegra por eso, otorga felicidad al mago.


Autor: Meira Leví

.

4 comentarios:

MaRieLa In ChAiNs dijo...

Me suena a historia d ela Biblia, hummm... eso sí que asusta en esta temporada, jejeje.


Bites & Bloody Kisses.

bellota_b dijo...

Lindo!...un texto que evoca enseñanza para hacer felices a otros!!ahora yo me pregunto:
Sigues con el mismo auto y la misma novia? :D

cariñussssssssssssss!

xXMindfreakXx dijo...

mmm... no duendecito... no es que yo este ofendida ni nada... digo no es nada personal u_u solo que... desde niña le temo a los duendes... porque pos... son muchas cosas... aunq... tambien debiese temerle a las hadas pos... no... me encantan... aunq tambien haya hadas cargadas de ambicion... no mas.. eso... los duendes pos... nu me gustan mucho... pero de seguro repito, no es nada contigo...

respecto a tu entrada, mmm tuve una conversacion hace poco con un amigo, y pos.. justamente hablamos de las cosas que los demas nos regalan, en particular no es que no me gusten los regalos... solo que... no me gusta que gasten dinero en mi u_u... es decir... es un gasto osea... no me gusta que la gente tenga un sentimeinto hacia mi... es extraño sabes pero no se porque creo que... me asusta... porque... soy una mala mas bien.... soy una especie de hija del mal... hacer daño esta en mi naturaleza.. y el hecho que una persona sienta afecto hacia mi... pos... significa q tarde o tempranao saldra... herida... solo que quiza lo mejor es... q me odien porque... no se, no se puede querer a la persona equivocada... es... eso...

bueno cuidate y pos... lindo texto de todas maneras

gela dijo...

Cuanto me gusta leerte, querida rara. Expones tan claro tus internas y miserables pertenencias que me has convencido de ellas. Por todo ello, te mando a la mierda ipso facto. Espero que estés de acuerdo conmigo. Es el mejor lugar que, con franqueza, creo que merecen esa profundas y sabias reflexiones sobre tu psique.